OTROS ALIMENTOS IMPRESCINDIBLES PARA EL BIENESTAR

Quiero comenzar diciendo que no solo alimentándonos de una manera equilibrada conseguiremos estar del todo sanos y llevar una vida armoniosa y feliz.

Bajo mi experiencia como Maestra de Reiki Usui, facilitadora de Registros Akáshicos, y después de 12 años de experiencia como practicante en meditación, he de deciros que tenemos una gran lección que aprender en cuanto a nuestra mente se refiere.

Está bien comer ecológico, ser vegetarianos, veganos, por supuesto, ya que participamos no solo de cuidar nuestra salud, sino de la del planeta en general. Aunque no debemos pasar por alto algo que considero importante y es la necesidad de hacernos responsables de nuestros procesos de salud y enfermedad, la responsabilidad que tenemos con nosotros mismos de nuestros procesos evolutivos como individuos primero, para poder llevar a cabo procesos colectivos que nos enriquezcan y nos hagan crecer, a nosotros y al resto. Estos proyectos pueden ser de todo tipo, da igual en los que estés involucrado, si no eres una persona abierta, flexible y con un corazón que mira al frente y a su alrededor en vez de mirar su propio ombligo, comer sano no es lo único que debemos plantearnos.

Cada persona tiene vivencias diferentes unas de otras, un pasado diferente, padres diferentes, culturas diferentes, dones y talentos diferentes, así como heridas diferentes por sanar. Heridas que algunas vienen siendo arrastradas por nuestro linaje familiar así como creencias limitantes que frenan nuestro camino, eso es lo que nos hace únicos. Por otro lado tenemos cosas en común, todos queremos ser felices, abundantes, prósperos, libres, todos tenemos sueños por cumplir y tenemos un alma que nos guía hacia nuestro propósito.

Por eso creo que es importante atender a nuestros pensamientos, a la comunicación que tenemos con nosotros mismos, a esa vorágine de pensamientos y emociones que en ocasiones se apodera de nosotros. Un pensamiento si está de manera constante en nuestra cabeza nos lleva a una emoción y esa emoción puede llevarnos a vivir momentos realmente desorbitados, a invadirnos, a sacarnos de nuestro equilibrio.

Hoy en día es muy común, tomar antidepresivos o recurrir a formas rápidas de apaciguar nuestro dolor, sea el que sea, cuando estamos atascados o estamos en tal bucle emocional que nuestra cabeza, emociones y pensamientos se nos escapan de las manos, llegando incluso a afectar a nuestro cuerpo físico de muchas maneras. Para mi esta solución, es la más fácil y rápida pero en realidad es un simple parche, ya que no solucionas el problema que te está ocurriendo. Es cierto que el estilo de vida que llevamos en muchas ocasiones contribuye de una manera exagerada a hacer explotar nuestro bucle emocional, vivimos desconectados de nuestra parte salvaje y sabia, esa parte que nos conecta con la intuición y con la parte que sabe más lo que nos conviene, o la acción que debemos tomar en ese momento más allá de todo el ruido mental y las emociones que puedan apoderarse de nosotros en ese momento.

Lo cierto es que muy  pocas veces atendemos a lo que realmente nuestra alma está pidiendo a gritos. No estamos acostumbrados a salir de nuestra zona de confort y tememos los cambios como si fueran siempre para ir a peor. Estamos dominados por los miedos profundos y las máscaras superficiales, lo que debemos aparentar, el competir para ser los mejores, el acumular bienes materiales, no nos engañemos porque en lo profundo de nuestro ser, sabemos que todo eso no nos da la completa felicidad.

Existen ciclos, momentos, incluso días en la vida de todas las personas, más felices, de más incertidumbre, de cambios, de tristeza, de ilusión, y podría seguir con un montón de palabras. Estos procesos forman parte de la vida y de la evolución de cada persona y ninguna pastilla por mucho que nos engañemos va a conseguir darnos la solución ni arreglar nuestro problema. Creo que pueden ayudar en momentos de shock, después de una acontecimiento trágico, bien, pero no por periodos prolongados. Esta es la responsabilidad a la que me refería anteriormente.

Donde quiero ir a parar con todo esto es en incluir en nuestra vida ciertas prácticas beneficiosas para nuestra salud en general.

Como son la meditación, la respiración, las terapias energéticas, actividades saludables que nos hagan disfrutar, estas pueden ser muy diversas (pasear, leer, tocar música, cantar, bailar, escribir…etc).

En otros artículos las dedicare a cada una el espacio que se merecen.

Gema Ruiz

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close